NOCIONES CONTROL SOLAR


Se entiende por "CONTROL SOLAR" a la restricción de la radiación solar sobre las edificaciones, sobre todo en épocas del año donde su incidencia pueda ser perjudicial en la generación de espacios con habitabilidad aceptable.  

Mientras en invierno el acceso a los espacios habitables de la radiación solar contribuye en forma natural a la calefacción de edificios, durante el verano, la acción solar puede ser excesiva aumentando las temperaturas interiores por encima de las condiciones de confort. Según G. Yañez, “...Diversos factores pueden contribuir a reducir el impacto solar en las construcciones, como pueden ser: la utilización de color blanco en las superficies exteriores, la reducción de la superficie de huecos, la protección solar, utilizando voladizos y pantallas que obstaculicen la incidencia de la radiación solar, la inercia térmica, que amortigua y retrasa el flujo periódico de calor de componente solar, y el aislamiento térmico de huecos y muros, que reduce el flujo calórico en los mismos...”                                                                               
La protección de los espacios interiores y exteriores, y de la propia masa edilicia de la radiación solar en verano, contribuye sustancialmente a disminuir el flujo del calor hacia el interior. De ésta manera el desarrollo y aplicación de pautas de diseño, basadas en la protección solar, constituyen un medio eficaz de diseño bioclimático.

Existen diversos sistemas de control solar, con variables asociadas a su diseño, disposición, forma, movilidad de sus elementos y material constitutivo. Se presenta una clasificación sintética de los mismos. Una primera clasificación, básica se basa según su movimiento:
· Fijas: Separadas edificio, juntas a la abertura, elementos translúcidos.
·Móviles: Desplazamiento lateral, vertical (enrollables, plegables, apilables) - cortinas, persianas, toldos, contraventanas, celosías-, orientables (eje vertical u horizontal).
Por otro lado en función de su posición:

· Como parte del propio volumen arquitectónico (Adyacente, interceptado, contiguo, inclusivo).
· Como elemento adosable (aleros, columnas, cubiertas, pérgolas).
· Como diseño de la envolvente edilicia o “piel”.
· Interiores y exteriores

Una tercer clasificación, más compleja, se basa en dos grupos.
· Estrategias de diseño aplicadas conformando espacios intermedios, sombreados, protectores, como interfase entre el ambiente exterior y los espacios interiores: Galería, balcón, pérgolas, volumen propio del edificio, elemento Natural (cercanos a la envolvente)
· Protecciones propias de la envolvente habitable: Representan diferentes tipos de sistemas
incorporados exteriormente a la “piel” del edificio. Su misión es detener parte de la radiación que incide en toda su envolvente edilicia, pero especialmente en las aberturas.
Además aquellas que permitan la ventilación de los espacios interiores, así como la visión hacia el exterior, creando una cierta iluminación difusa en los espacios habitables, con los que están en conexión directa: parasoles, voladizos y aleros, toldos, techos de sombra, persianas, celosías, trillages, oradaciones o muros conformados, cortinas, pantallas, elemento natural (adosado a la envolvente), cristales, holografía.

ANTERIOR<                                                                                                                     SIGUIENTE>